viernes, 5 de agosto de 2011

¡Cómo no querer una Demonia!

Cuando una comienza en este mundo de la Internet lo hace un tanto temerosa con respecto a qué se va a encontrar y cómo comportarse. Hacer amigos no es nada difícil, detrás de una pantalla se puede crear la personalidad que sea, las virtudes que sean, por lo que la cosa es medio peligrosa. Una vez que rompes el miedo y te aventuras a dar tus afectos el asunto entonces se convierte en algo de superficialidad o de profundidad, de qué, cómo y cuánto compartes. También influye el tiempo, a veces tenemos amistades intensas de un ratico, otras veces perduran. Igual como pasa con las amistades del mundo exterior.
Una vez que tienes la suerte, como gracias a Dios tengo yo, de conseguir amigas de verdaíta entonces viene el cómo demostrar el afecto. Como en el mundo exterior las hoooooras de conversación (escritas y si tienes suerte, por teléfono), el nivel de confianza hacen que , pero en este mundo llamado virtual (yo ciertamente lo siento muy, pero muy real) no puedes dar abrazos, ni palmear espaldas, ni dar un beso afectuoso. Y cuantas ganas hay de darlos!!!
Esto entonces se resuelve vía correo. Con detalles, a veces grandes, a veces pequeños, a veces enormes, a veces un pequeño recuerdo. Todos importantes, más aun cuando además de la inversión monetaria que implican, sabes que la persona se tomó el cuidado de pensar en tí, de escoger algo que te gusta, algo que sueñas y para rematar se ocupó de que te llegara, sin importarle nada. Entonces ese algo material se convierte en un gesto de afecto.
Ayer fui al correo a buscar uno de esos abrazos que me mandó mi Demonia Aury. No podría contarles las veces que hemos hablado de eso, ni lo que me ha torturado enseñándome fotos de lo que va acumulando: "Mira lo que te compré hoy" con la respectiva foto en el teléfono o en la compu, uff, por eso es que le puse Demonia.
Bueno el paquete podríamos llamarlo el sueño de una bordadora, porque traia cosas bellísimas, que voy a ir mostrando. Comenzaremos por las telas.
Esta mujer me ha metido veintitres... sí leyeron bien, 23 piezas de tela, de distintos tamaños, colores y características técnicas de bordado.
Aquí les enseño las Aidas:
Bellas, no? Está que les muestro abajo es mi favorita,un rosa muy pálido, hermoso!!!

Por supuesto no podían faltar las telas de hilos contados, todas de colores poco comunes:

 Aquí no pude quedarme con una sola favorita, me fescino esta como color lavanda:
 Y esta del color de una de mis frutas favoritas: guayaba. Quienes no conocen esta fruta les invito a que googleen su nombre y verán que el color es exacto a la pulpa, además es muy rica.
Para complementar el despliege estan las telas de hilos contados pero "veteadas", estoy segura que esto tiene un nombre glamoroso, pero sólo se me ocure ese.

 Con esta la selección fue peor, casi que les tomo foto a todas, pero escogí estas,una en colores cielo:
 ... en colores tierra:
 ... y en grises con un toque de rojo:
 Ay dígame si no son para alucinar, no sé ni cómo las voy a usar, es que son tan bonitas así solitas que no sé... igual no puedo dejarlas guardadas, hay que lucirlas jajajaja que locura...
Para cerrar les dejo una muestra de cómo mi Demo guarda las telas,fajaisima ella, pero estupenda. Cada una en una bolsita Clic con su información anotada, a saber: tipo de tela, color, count y tamaño. Estupendo, no?

En la próxima entrada les muestro más... Por cierto, Demo sabes que te quiero full, no?

3 comentarios:

Magalis Marisol dijo...

Hola amiga!!!!
Felicitaciones por tus hermosas telas...
Gracias por visitarme y dejar comentarios!
Un fuerte abrazo venezolano!

Rosa (Roseta6) dijo...

Hola Yay:
Mis mas sinceras felicitaciones por tus palabras tan bien colocadas en tu post y felicidades a ti y para Aury de poder disfrutar la una de la otra.
Comparto tus palabras al 100x100.
Un abrazo.

Susy dijo...

Te felicito amiga!,nada es casualidad, te lo mereces.